Generalidades sobre la energía solar

Aprovechando la mayor fuente de energía renovable.
El sol es una fuente de energía prácticamente inagotable. Su energía ha sido aprovechada por el ser humano desde hace mucho tiempo; sin embargo en los últimos tiempos ha surgido la tecnología necesaria para integrarla al modo de vida actual en diferentes actividades.

El principal método para obtener corriente eléctrica está en los sistemas fotovoltaicos. Adicionalmente, hay dispositivos como los helióstatos o colectores térmicos que también generar energía en diferentes formas. De acuerdo a sus modos de generación y distribución, las tecnologías solares se pueden clasificar tanto en pasivas como activas.

Las activas son aquellas que incluyen el uso de paneles solares o colectores térmicos. Los métodos pasivos hacen referencia a conceptos como arquitectura bioclimática, esto tiene que ver con la orientación de las construcciones en relación con el sol, además del uso de materiales con masa térmica favorable o con propiedades de dispersión de luz.
Nuevo llamado a la acción
Nuevo llamado a la acción
A largo plazo, el uso de este tipo de energía puede asegurar el suministro de países completos que dejarán de importar materiales como combustibles fósiles. A esto se agrega una disminución considerable en la generación de contaminantes, lo que ayuda a reducir el impacto del cambio climático.
Tipo de energía ¿Cómo funciona?
Pasiva Aprovecha el calor sin necesidad de sistemas mecánicos
Térmica Calienta agua a baja temperatura para uso sanitario
Fotovoltaica Genera electricidad mediante placas de semiconductores
Termoeléctrica Ciclo a partir de un fluido a alta temperatura
Híbrida Se integra con otras fuentes: biomasa, eólica o térmica

Adopción y retos en sistemas fotovoltaicos

Conocidos comúnmente como panales solares, estos son los mecanismos con mayor adopción en el mercado, de acuerdo con Greenpeace, este método podría suministrar de energía eléctrica a dos tercios de la población global en 2030.

Otra tendencia de la industria es la integración de sistemas térmicos con fotovoltaicos. Así se puede obtener, al mismo tiempo, corriente eléctrica y agua caliente para uso sanitario.

Al depender de la radicación y temperatura solar, estos sistemas son vulnerables a las condiciones climáticas de cada región geográfica. Las estaciones meteorológicas también tienen influencia en el funcionamiento de dichos sistemas. Esto representa algunas desventajas, como son la variación de la cantidad de energía que se produce, además del costo inicial que conllevan.

Otro factor que representa un reto para la industria es que las zonas con mayor radicación solar, principalmente desiertos, se encuentran alejadas de ciudades o lugares donde se pueda consumir la energía solar.

We use cookies to deliver you the best experience. By browsing our website you agree to our use of cookies. Learn More